Cosgrand University
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Mahia






Chiara






Lillith



¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Lun Jun 17, 2013 1:50 pm.
Últimos temas
» {Elite} Canbio de su botón -aviso-
Lun Ago 27, 2012 3:04 pm por Invitado

» Twilight Saga Rol {Afiliación normal}
Vie Jun 29, 2012 3:30 pm por Invitado

» Pet's World [Confirmación]
Mar Jun 05, 2012 4:08 am por Invitado

» In time: recién abierto {Elite}
Sáb Jun 02, 2012 9:08 pm por Invitado

» Dangerous Games +18 Afiliación Normal
Vie Jun 01, 2012 4:20 pm por Invitado

» A lonely road [Chiara Di Rienzi]
Vie Mayo 25, 2012 2:24 pm por Aleksei J. Thyssen

» You can run from me but you can't hide - Aleksei's Relationships
Jue Mayo 24, 2012 11:13 pm por Lillith Hendersen

» {#} Tutti Frutti.
Jue Mayo 24, 2012 1:41 pm por Aleksei J. Thyssen

» Accio Hogwarts (Confirmación de afiliación elite)
Lun Mayo 21, 2012 4:47 pm por Chiara Di Rienzi

Palabras claves


Image and video hosting by TinyPic



Panem Games Photobucket Photobucket Mapa del Merodeador Red Beryl Hospital Donec Mors Nos Absque










Sospechas disfrazadas de Arte Renacentista {Libre}

Ir abajo

Sospechas disfrazadas de Arte Renacentista {Libre}

Mensaje por Vladimir I. Shaffer el Sáb Mayo 19, 2012 2:14 pm

Pasó ya un tiempo desde que comencé a trabajar aquí. Todo iba muy bien: las instalaciones eran excelentes, las clases iban de maravilla y los alumnos eran centrados y aplicados. No estoy seguro de cuándo exactamente las cosas comenzaron a cambiar. Por lo general uno se da cuenta que las cosas son distintas una vez que el proceso de cambio se ha completado y lo que parecía ser el día repentinamente se vuelve una oscura y tenebrosa noche sin una estrella que brille para dar luz. Así me sentía yo. Así comencé a sentirme desde esa clase en la cual uno de mis mejores y más aplicados alumnos se levantó en medio del período, me insultó a mí y a mi clase y se dio la media vuelta para retirarse del aula pegando un portazo.

Por supuesto que no demostré más que cierta ira reprimida y rápidamente seguí el curso de la cátedra como si eso nunca hubiera pasado, pero la verdad era que internamente estaba sorprendido. Ese muchacho era un chico amable y muy sensible, sus trabajos eran excelentes y su dedicación se complementaba con su apasionamiento por el área que estudiaba. Pero desde ese día ya no era el mismo. Quizás había cambiado antes. ¿O será que siempre fue así? No. Eso no era posible.

No estaba en mis costumbres pero decidí hacer una excepción e intentar hablar con el chico para ver si algo le estaba haciendo comportarse de esa manera o si había algo que lo perturbaba, sin embargo volvió a mostrarse agresivo –un poco menos esa vez- y me dijo que no le pasaba nada, que simplemente se había cansado de mi cátedra y de mí. Nunca había tenido alguien que estuviera tan interesado en un primer momento y que luego decida abandonar así como así.

Visto esto, decidí tomarlo como experiencia profesional y seguir adelante. Si el chico no quería seguir asistiendo sería su problema. Pero mis sospechas aumentaron cuando con el paso de los días y las semanas veía a los estudiantes… raros. Algunos –varios- parecían estar con muy pocas horas de sueño, caminando reluctantes por los pasillos de la universidad con sus miradas perdidas. Otros se metían en pleitos constantes. Tuve que meterme en medio de una pelea para separar a dos chicos que estaban por matarse. Literalmente. Confisqué luego una navaja de uno de ellos. Carajo, que esto más que universidad por momentos parecía secundaria.

Notaba cosas raras en el ambiente pero no tenía ni idea de lo que estaba pasando, por lo cual tendría que averiguar más de la manera que sea. Quizás conocer un poco más a mis colegas o mismo a otros estudiantes. Me dirigí ese día a la biblioteca con el fin de buscar textos informativos e ilustrativos para mi próxima cátedra sobre Arte del Renacimiento. Si había alumnos estudiando allí quizás podría contemplarlos desde lejos o inclusive cruzar palabras con alguno que otro. ¿Quizás la bibliotecaria tenía idea? No. ¿Qué idea tendría la pobre mujer que está encerrada aquí ocho horas por día?

Tomé los libros que necesitaba y saqué mi cuaderno y mi pluma para hacer anotaciones y continuar los resúmenes que servirían de planeamiento para mi futura cátedra y me puse a trabajar, mirando de reojo de vez en cuando para ver si alguien más aparecía y cómo se comportaban.
avatar
Vladimir I. Shaffer

Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 18/05/2012
Localización : -

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.